La cuestión rural en el desarrollo: historia, coyuntura, y perspectiva.


img web


Este verano tiene un capítulo más para la historia nacional, un conjunto de actores sociales y políticos con un ambiente de conflicto con un conjunto de reclamos sectoriales que anuncian un escenario de conflicto de la política inusual para el Uruguay

A los problemas sectoriales que se agregan al sector agropecuario se agregan a una nueva forma organizativa que utilizan las tecnologías de la comunicación, se extienden y reclaman a gran velocidad y por momentos con violencia verbal, lo que motivó un conjunto no menor de respuestas de carácter político, organizado y espontáneo.

El cuestionamiento a las políticas del gobierno en general, más allá de los reclamos sectoriales, la coincidencia con la renuncia de un ministro y las respuestas a las políticas generadas en un espacio de reflexión sobre una cuestión de justicia distributiva que ha atravesado nuestra historia y que ha sido definido muchas veces el rumbo de la política nacional.

Esto sucede sobre la objetividad de una crisis sectorial más o menos generalizada que cuestiona la viabilidad de algunos sectores socio-productivos que paradójicamente no se beneficia de las mismas medidas propuestas por los más acomodados, en medio de una gestión de gobierno preocupada por la generación de instrumentos para la conservación de dichos sectores, que de todas formas no ofrece la posibilidad de obtener un modelo de desarrollo basado en sistemas productivos que no promuevan la concentración y la extranjería de la tierra y de las cadenas agroindustriales.

En ese marco es que queremos realizar un intercambio con actores sociales del medio rural vinculados a la producción, productores pequeños y medianos y trabajadores, con el partido de gobierno y con actores académicos especializados en asuntos del desarrollo y la cuestión rural.

Muchas preguntas nos surgen para este intercambio que no podrían ser enumeradas pero de seguro tendremos que abordar asuntos vinculados a la historia económica de nuestro país y nuestra región, al papel del llamado atraso cambiario en el desarrollo, al peso del sector externo, los problemas de la matriz productiva, a las transformaciones del sector agropecuario y de la ruralidad en general, al poder político del campo en la historia nacional, etc.

Desde la política habrá que abordar también las transformaciones de los últimos años en materia de políticas agropecuarias, las reformas de mediano y largo plazo, la necesidad de nuevos o mejores instrumentos.

Desde los actores sin dudas el problema de la coyuntura, las dificultades para la sobrevivencia de los sectores socio – productivos pequeños y medianos, la situación de los trabajadores, la mejora de políticas que garanticen la viabilidad y la permanencia en el campo, además de mejor acceso al bienestar de las generaciones presentes y futuras.

Quizá sea necesario discutir la viabilidad de la convivencia de dos o más formas de producción que garanticen la diversidad y el equilibrio necesario para avanzar en un modelo de desarrollo sostenible, que se convierta en activos coyunturales o de corto plazo, prometa más certezas a futuro y se defina por una apuesta a una sociedad integrada e incluyente.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s