Biólogos e ingenieros agrónomos cuestionaron aprobación de la Ley de Riego y alertaron que el FA se distancia del ambientalismo.

El modelo actual económico, las soluciones que ofrece la Ley de Riego y el proceso parlamentario de la norma fueron objeto de las críticas durante el encuentro realizado el viernes en el comité de la base del Frente Amplio (FA) 28 de Noviembre, que contó con la presencia de los biólogos Ana Laura Mello y Andrés Carvajales, los ingenieros agrónomos Alfredo Blum y Matías Carámbula, el senador del Movimiento de Participación Popular Daniel Garín (también ingeniero agrónomo) y el senador suplente Yerú Pardiñas. Un grupo organizado por el colectivo  + igualdad , una agrupación nueva dentro del FA, que fue presentado por Mello en sus tres ejes de interés: medioambiente y producción, medios masivos y redes de comunicación, desigualdad y desarrollo.


p4f1-20171105-fg_700w
Matías Carámbula, Daniel Garín, Ana Laura Mello y Yerú Pardiñas, el viernes, en una mesa sobre la Ley de Riego. Foto: Federico Gutiérrez

Tanto Mello como Carvajales criticaron que las modificaciones a la Ley de Riego aprobaban en octubre en el Parlamento respaldaban el modelo de producción real, manteniendo un Uruguay como un exportador de materias primas. Si bien reconocieron que este modelo tiene un crecimiento, también es necesario cuestionarlo para saber, en palabras de Mello, si los impactos sociales y ambientales que los conducen al desarrollo de la sociedad como FA. Ambos también plantearon que existen cuestionamientos a la forma en que se está midiendo el desarrollo económico.

Por su parte, Carvajales aseguró que “está siendo muy jodido ser ambientalista y enfrentar el tiempo al mismo tiempo”, porque dentro de la coalición hay una distancia entre quienes tienen una “sensibilidad ambiental” y quienes no, y que incluso no puede producir ataques directos. Como ejemplo, las declaraciones que la directora general de Recursos Naturales del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Mariana Hill,  dicen quelos estudiantes de la Universidad de la República que han criticado la Ley de Riego tienen una visión “muy de derecha”, muy conservadora “, que postula que” como no sé, entonces no hago “. Carvajales lamentó estas declaraciones, que Hill tuvo una “confusión conceptual” y agregó: “Uno no puede confundir que la intención o la preocupación por conservar el medioambiente viene por el otro lado de la capacidad de producir bienes y servicios para distribuir la forma igualitaria”.

Mello y Carvajales, pero también Blum y Carámbula, cuestionaron también quiénes fueron escuchados en el proceso parlamentario de la Ley de Riego. “La forma en que llega a la resolución de esta ley y lo que ha pasado después de haber sido la academia no ha sido parte de esta pregunta o no tiene sentido de esta construcción”, dijo Blum. “Para esta ley no construimos alianza ni con la sociedad civil ni con los niños familiares ni con la academia, y en la comunidad del FA también fue complicado”, agregó. Por su parte, Carámbula aseguró que “la unidad del FA se aseguró con la discusión y el debate, no con la imposición, y este proceso tuvo algo de eso”. Luego agregó: “Estamos perdiendo la referencia de un país que tenemos el modelo de desarrollo del país”.

Los senadores presentes en el encuentro defendieron el proceso parlamentario de la ley y enfrentaron las acusaciones asegurando que nadie fue excluido. “No estamos divorciados de la academia, pero sí podemos tener mayor o menor afinidad y entendimiento”, dijo Pardiñas, y aseguró que en el debate no prevaleció la voz de un sector sobre la otra. También recordó que modificar la Ley de Riego fue una propuesta del programa de gobierno del FA y que se convirtió en este tema “durante más de dos años”. Además, defendió la gestión de los derechos FA en materia ambiental. “Defensor la propuesta de la defensa de la política de defensa ambiental que impulsamos”, agregó.

Garín señaló, así como Pardiñas, que esta ley busca aumentar la producción “no por una mejora productivista”, sino para existan “avances en la redistribución de la riqueza” en otras áreas, como la salud y la lucha contra la pobreza. Además, el senador se refirió al planteo de Carvajales acerca de la distancia dentro del FA con respecto a los ambientalistas: “Perdonen los más jóvenes si tenemos menos sensibilidad ambiental […], pero no establezcamos barreras de que uno más o menos ambientalista, porque a todos nos preocupamos por que los recursos naturales sean democratizados para generar igualdad “, dijo. En este sentido, pidió que se trabaje en estos temas en la elaboración del programa de gobierno que se presenta en las próximas elecciones. “Vamos a pensar juntos cómo la seguimos”, sugirió, para luego señalar: “Si nos tiramos piedras,


Articulo escrito por Andrea Martínez, publicado en “La Diaria” el 6 de noviembre de 2017.


 



 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s